Descripción resumida del proyecto

INTRODUCCIÓN

La infección grave por SARS-CoV-2 (COVID-19) cursa en la mayoría de los casos con un SDRA grave que nos obliga a maniobras de reclutamiento agresivas (prono, PEEP elevadas), y al empleo de sedación profunda en fases iniciales.

Este nivel profundo de sedación debe mantenerse durante el menor tiempo posible para evitar complicaciones derivadas de la sobre-sedación, reduciéndose las dosis de fármacos sedantes cuando mejore la situación respiratoria del paciente (fase de SDRA leve-moderado), con el objetivo de conseguir una sedación leve-moderada, previa al destete.

Por lo tanto, debemos realizar una sedación personalizada, dinámica y secuencial, adaptada a la evolución clínica y respiratoria del paciente.